LA MUÑECA

Son incontables los lugares y caminos marcados por cruces, y muchas las interpretaciones de las mismas. Señalaban puntos de interés, recuerdan sucesos y acontecimientos, o como en la Castilla medieval, que advertían de límites entre territorios Cristianos y Judios.

En los albores de la repoblación de las tierras al sur del Duero, en el reinado de Alfonso VI. Por aquestos parajes, existieron pequeños asentamientos de gentes, que levantaron hogares y cultivaron campos en la Trascasa o en los prados de Municio.

Es parte de la cultura popular de Prádena y se cuenta, que una niña fue sorprendida y devorada por un lobo, y que inexplicablemente dejó de ella nada más que la muñeca de su mano derecha.

La tradición oral seguramente ha ido mezclando con el devenir de los tiempos, historia y leyenda lo que contaron nuestros mayores, se ha transformado en parte de la vida de los habitantes, que transmitían el suceso de generación en generación.

Esta cruz, cuyo asiento se encontraba a pocos metros de aquí, recuerda el encuentro entre la niña y el animal, y hasta donde alcanza la memoria este lugar se conoce con el nombre de "la Muñeca".

 

En memoria de aquellos que repoblaron estas tierras