Gastronomía

Imagen historia Caldereta típica

Caldereta: En la trashumancia, los pastores iban por las cañadas con los rebaños de ovejas. Si veían que alguna de ellas estaba patiquebrada (rotura de una pata), el pastor la sacrificaba y con ella se hacía la caldereta.

Antiguamente en Prádena, no se hacía la caldereta sino el frite: se cocía mucho la carne (por ser muy dura), se machacaba un ajo y se añadía pimentón con un poco de aceite. Al coincidir pastores castellano con extremeños en la trashumancia, el frite fue evolucionando hasta lo que hoy conocemos con el nombre de caldereta, que hoy en día, ya no es de oveja, sino de cordero, por ser su carne más tierna.

Cuando los esquiladores, esquilaban las ovejas, el "amo" les daba una por cada 100 esquiladas, a la cual mataban y cocinaban sirviendo de sustento para todo el día.

Para la caldereta, el mejor cordero que existía era el de Matabuena, Arcones, Prádena y Casla.

Sopas de ajo: Las sopas de ajo son tradicionales en esta zona por sus bajas temperaturas. Se cocían en un puchero a fuego lento, añadiéndose cominos, un poco de grasa, pimentón y ajo machacado.

Cordero asado: Es típico de la región. El mejor cordero para asarlo era el de Sepúlveda, ya que se criaba en las Lastras y se alimentaba de las mejores hierbas.

Migas: Aunque las migas no son típicas de esta comarca, las trajeron a estas tierras los pastores extremeños.

Matanza: En casi todas las casas de la zona se hacía la tradicional matanza, pues los inviernos eran muy duros y no había tanto surtido de alimentos. El mes de noviembre era el indicado para empezar a realizarlas, aunque dependía de como viniese ese año el invierno.

Se compraba un cerdo y generalmente se cebada en casa. Cuando estaba suficientemente gordo, se mataba y se le sacaba toda la sangre antes de que éste hubiese muerto. Sangre que posteriormente se utilizaría para hacer las morcillas y el calducho. Una vez muerto el animal, se despedazaba toda la carne y se la metía en adobo, en sal..... picándose para hacer chorizo.